AMLO y su diagnóstico de la crisis económica

AMLO y su diagnóstico de la crisis económica

19 mayo, 2020

Dice López Obrador en su texto presentado el sábado 16 de mayo:

«Como es evidente, el COVID 19 no es la causa principal de la recesión económica global. La pandemia solo vino a precipitar, en medio de un trmendo agotamiento, el derrumbe del modelo económico neoliberal».

El texto que el presidente López Obrador presentó este fin de semana parte de esa premisa.

Si la problemática de la economía no deriva de los efectos de la pandemia entonces es equivocado tratar de combatir los efectos del confinamiento para resolver la problemática de la economía. En ese diagnóstico lo que corresponde entonces es corregir lo que el neoliberalismo, a juicio del presidente, causó para poder hacerle frente a la crisis.

El documento señala que la política económica del gobierno debe basarse en la democracia, la justicia, la honestidad, la austeridad, y el bienestar. Cuando se observan estos elementos uno puede concluir claramente que no se trata de un documento que hable de la política económica sino más bien de una perspectiva de filosofía política.
Hay dos planteamientos relevantes en el texto que dio a conocer López Obrador, y que sí tienen que ver con temas económicos.

Por un lado está la relevancia que el presidente da al nuevo tratado comercial con Norteamérica, que se ha renovado, ahora denominado TMEC.
El presidente considera que en virtud de este tratado que entrará en vigor el 1 de julio llegarán a México cuantiosas inversiones que permitirán la reactivación de la economía.

En realidad lo que subyace en la visión del presidente tiene un elemento correcto. La economía mexicana está fuertemente imbricada a los Estados Unidos. Si la economía norteamericana se recupera, es probable que también la de México lo haga.
El problema que no visualiza el presidente es que la desconfianza entre los inversionistas que ha surgido en los últimos meses bien pudiera dislocar esa conexión entre ambas economías.
Las empresas que están evaluando establecerse en México para aprovechar el TMEC y para, eventualmente abandonar China ante la perspectiva de una escalada de conflictos comerciales, podrían ser inhibidas por la circunstancia de un gobierno que cambia las reglas del juego en función de intereses políticos.
Esto sucedió en el caso de la cervecera Constellations, y también ha sucedido recientemente en el caso de las empresas generadoras de energías limpias.

El otro punto que señala el presidente en el documento, y que ya había apuntado previamente es la presunta -en su opinión- irrelevancia de las mediciones del Producto Interno Bruto. Sabedor de que el resultado de los próximos trimestres en México será el más desastroso de toda la historia, el presidente lo que busca es quitar preponderancia a esa medición, que en otro tiempo para el propio López Obrador fue muy importante. En el Plan Nacional de Desarrollo se estableció que la meta de este gobierno era un crecimiento del PIB de 4 por ciento en promedio al año y que en los últimos años del sexenio llegaríamos a tasas del 6 por ciento. En 2019, cuando se elaboró dicho documento, el presidente todavía creía que podía incentivar la actividad económica, ahora al ver el desastre que existe, lo más fácil es desacreditar esa medición. El planteamiento es que hay que sustituirla por una medición del bienestar y la felicidad. Sin embargo estas mediciones quedan absolutamente difusas. De hecho la medición del bienestar estimada por el CONEVAL indica un fuerte crecimiento de la pobreza.

En realidad al presidente de la República no parece importarle en sentido estricto la felicidad ni el bienestar, sino que se trata de el argumento que permita eludir la medición económica tradicional.
En otras ocasiones, por ejemplo, ponderó el resultado favorable que en materia de crecimiento económico se obtuvo durante el desarrollo estabilizador y cuestionó el bajo crecimiento económico en el llamado periodo neoliberal.
El tema es que el desastre económico que tendremos este año no se puede justificar de ninguna manera, sobre todo cuando se compare con lo sucedido en otros países y se observe que la caída económica de nuestro país es superior a la que se presenta en gran parte del mundo.
Lo que veremos seguramente en las próximas semanas y meses son argumentos a través de los cuales, el gobierno de López Obrador buscará eludir la responsabilidad por la fuerte recesión que habrá en la economía mexicana.
Por esa razón es tan relevante, a su juicio, atribuirle a la crisis del neoliberalismo este resultado.

El planteamiento de AMLO está claro. Si hoy tenemos una crisis económica no es debido a la gestión del actual gobierno e incluso tampoco a la pandemia sino a la crisis del modelo neoliberal.
Ese modelo utilizó una métrica económica incorrecta. Por lo mismo no es relevante lo que pase con el PIB.
De esta manera se planteará que el resultado actual no es tan malo como parece porque la medición no es relevante y la problemática que sí exista no es atribuible al actual gobierno sino a los anteriores.

De esta manera, su conclusión implícita es que el actual gobierno no tiene responsabilidad alguna en el resultado económico de este año.

De nuevo, la culpa de lo que resulte será de los gobiernos anteriores y del modelo neoliberal que prevaleció en el mundo.

Lo más reciente

¿Cuánto caerá la economía de México?

¿Cuánto caerá la economía de México?

Como una iniciativa de El Financiero para estar en contacto con su audiencia, se programaron una serie de foros virtuales para analizar las perspectivas económicas de México tras la crisis del COVID-19. En su tercera edición, Enrique Quintana, Vicepresidente y...

AMLO puede abaratar aún más el dólar

AMLO puede abaratar aún más el dólar

Ha pasado ya un buen número de días desde las elecciones presidenciales y una gran cantidad de personas sigue preguntándose qué pasará con el tipo de cambio del peso frente al dólar. Antes de la elección, muchos tenían la creencia de que un eventual triunfo de López...

¿Y qué pasa si el TLCAN no sale?

¿Y qué pasa si el TLCAN no sale?

En las últimas horas han crecido las probabilidades de que la renegociación del Tratado de Libre Comercio de Norteamérica no logre concretarse en este gobierno. Si eso ocurre, será la próxima administración, que comienza el 1 de diciembre, la que eventualmente...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *