No para la llegadas de remesas.

3 marzo, 2020

Los secretarios de finanzas o jefes de bancos centrales que integran el G7 tuvieron una reunión telefónica para ponerse de acuerdo sobre las medidas a tomar para frenar los efectos económicos del coronavirus a nivel mundial.

La reunión no tuvo el resultado esperado, ya que en vez de enlistar medidas concretas, los integrantes de la junta enviaron un comunicado de prensa en el que se decía que estarán atentos y en caso de ser necesario, harían uso de estímulos fiscales para contribuir a la economía.

Esta acción dejó al mercado desencantado, por lo que se frenaron los movimientos a la alza tanto de los costos de las acciones como la relación de las monedas frente al dólar.

Algunos ejemplos de lo que se esperaban de la junta era el que los bancos federales inyectaran más dinero a la economía o la aplicación de estímulos fiscales para que las regiones o países afectados por el coronavirus tuvieran bajas en sus tasas impositivas y evitar así su recesión económica.

En otras noticias, febrero del 2020 registró un ingreso de remesas por 2, 582 millones de dólares, lo equivalente a 82 millones de dólares diarios. En una década las remesas se han duplicado, ya que en 2010 se reportaban ingresos de remesas por 1,523 millones de dólares.

A pesar de que esta cifra refleja la dependencia económica que tiene nuestra economía con la norteamericana, este ingreso beneficia a más de 8 millones de hogares en el territorio nacional.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.